Toma de decisiones: intuición y datos

StockSnap_SWRREC0K3A

En 2015 un estudio de PwC, reveló que la experiencia y la intuición seguían siendo muy importantes a la hora de tomar decisiones. Y que llevarlas a cabo no dependía sólo de un directivo o responsable ni respondía a un calendario específico. La mayoría de sus decisiones se apoyaban más en la toma de ventaja gracias a una oportunidad específica que en pasos de un plan.

Un estudio realizado por el Harvard Business Review y publicado en julio de 2016 concluía que la aplicación de las mejores prácticas en la toma de decisiones permitía a los directivos lograr los resultados deseados en un 90% de las veces. Sin embargo, y pese a estos datos, también resultó que sólo el 2% de ejecutivos, recurría regularmente a las mejores prácticas para tomar decisiones. Es más, pocas empresas disponen de sistemas para medir y/o mejorar la toma de decisiones.

Lo cierto es que si analizamos nuestro bagaje laboral y nos preguntamos ¿en cuántas empresas hemos conocido la existencia de alguna herramientas objetiva que permitiera medir el grado de éxito o fracaso de las decisiones?¿en cuántas se había documentado el proceso?, la respuesta será una o ninguna.

Con frecuencia, ya sea labor de una persona o de un equipo, en la toma de decisiones suele haber un cierto nivel de presión e incertidumbre debido a la imposibilidad de controlar absolutamente todas las variables. Y ambos aspectos acaban por influir en las decisiones infravalorando los datos y la información de la que disponemos en favor de nuestra intuición.

Puede sorprender que esta manera de gestionar las decisiones sea tan común en los tiempos del Big Data que ofrece un volumen de datos inmenso pero también es cierto que acceder a una abrumadora cantidad de información acaba por colapsarnos e impedirnos discernir qué datos resultan interesantes y cuáles no. De ahí que resulte imprescindible no perder de vista nuestro/s objetivo/s smart. Porque lo fundamental, es que nos hagamos las preguntas adecuadas para manejar tanta información e identificar las herramientas y recursos útiles para lograrlos, modificarlos y pulirlos.

Si habéis visto la película Moneyball (2011) todo esto os resultará familiar. La trama está basada en una historia real sobre la utilización de métodos matemáticos y estadísticos para la gestión de fichajes de un equipo de béisbol en lugar de los tradicionales ojeadores. Los Houston Rockets de la NBA también han empleado una metodología similar y en España ya existen empresas que analizando los datos sobre las variables que intervienen en el futbol, pueden ayudar a la toma de decisiones. Evidentemente, es imposible garantizar el triunfo en todas las competiciones, pero las probabilidades de fracaso se reducen.

Se suele decir que la experiencia es un grado, quizás el eficaz manejo de datos sea otro.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s