Espacio Desafío. Nuestra entrevista

En esta ocasión y aprovechando los cambios que hemos realizado, decidimos compartir con todos/as lo que ha supuesto eD para nosotros, nuestros retos y cómo será la edición del próximo día 24 de octubre.

img_1725-e1507490602244.jpg

¿Qué ha motivado los cambios de esta cuarta edición?

David: Nos gusta ser generadores de cambio. Además, la situación de la sala de la MAC es mucho más accesible, incluso el horario. Una de las características que define este proyecto y también uno de nuestros mayores empeños, es ser más accesibles y darnos a conocer al mayor número posible de personas, por lo que nos pareció que estas modificaciones estarían más acorde con esa línea de trabajo. Todo son ciclos.

Ana: Al hilo de lo que comenta David, eD siempre está en constante mejora. Para nosotros es fundamental no acomodarnos y nos tomamos muy en serio el feedback que nos proporcionan quienes han acudido a las ediciones anteriores.

¿Qué habéis aprendido durante este año y medio?

Ana: Yo sobre todo agradezco la experiencia que me proporciona desde la organización y gestión del proyecto hasta mi participación como ponente. Tener una actitud autocrítica y proactiva gracias al trabajo honesto y el feedback hace que aprendamos constantemente, desde las temáticas que nos sugieren, hasta los contenidos y  puntos de vista que han compartido los/as distintos/as ponentes a quienes escucho con el mismo interés y curiosidad que quienes asisten a las charlas.

Por otro lado, gestionar un proyecto tiene sus distintas etapas, lo cual es muy enriquecedor y  eso hace que cada vez se defina mejor.

David: El feedback nos ha permitido saber lo que hacemos bien y lo que necesitamos mejorar. Eso ha hecho que nos planteáramos celebrar la siguiente edición en Santa Cruz y también, que rediseñemos nuestras temáticas para las siguientes jornadas. Quizás por un sesgo profesional, tendemos a centrarnos en materias relacionadas con el mundo de la empresa y ahora queremos ampliarlas hacia otras áreas que aborden más la dimensión personal que profesional.

¿Cuáles son vuestros próximos retos?

David: A corto plazo consolidar Espacio Desafío como evento de interés para el público en general. Quizás abrirnos a colaboraciones con entidades o la entrada de algún patrocinador. Y principalmente aumentar la cifra de asistentes hasta llegar al número mágico de cien personas.

Ana: Poco más que añadir. Nos interesa todo lo que nos haga crecer pero a la vez mantendremos nuestra esencia y espíritu. Esto es algo que ambos tenemos muy claro. No queremos ser más de lo mismo y en esa línea, seguiremos introduciendo los cambios que consideremos necesarios siempre que sean coherentes.

¿De qué se hablará en tu charla?

Ana: Me centraré en aspectos concretos de la Actitud ya que es un aspecto vital a la hora de gestionar nuestras vidas: las decisiones que tomamos, la relación que tenemos con otros y con nosotros mismos. Como siempre, buscaremos la parte práctica y aportar un granito de arena a la mejora personal de nuestros asistentes.

David: La Comunicación es una habilidad fundamental para el ser humano. Analizaremos cómo se convierte en una pieza clave para resolver o generar conflictos. Veremos diferentes estrategias para afrontarlos siempre desde el punto de vista de la solución a través de la comunicación. Y tener cuidado porque muchas veces, la comunicación, el modo en que nos comunicamos es la principal fuente de conflicto.

 

Anuncios

Árbol de problemas y SOLUCIONES

 

arbolanaenesimavezUna forma muy visual de analizar una dificultad es a través de un árbol de problemas. De una manera esquemática planteamos la cuestión que nos preocupa, sus causas y efectos.

Imaginemos un negocio de electrodomésticos donde los/as dependientes deben sugerir a los clientes aquellos productos que se pongan de oferta cada dos semanas. Pasados unos meses y reflexionando sobre las cifras de ventas, observamos que ninguno de los electrodomésticos de las diferentes ofertas ha experimentado una importante variación en su stock. Así podríamos concluir que nuestro problema es “Poca/nula salida de productos en promoción”. Y lo situaríamos como el tronco del árbol.

Una de las consecuencias de esta situación es “el estancamiento de los mismos” y otra consecuencia que podríamos añadir, derivada de la anterior, es la “pérdida de valor” a medida que pasa el tiempo y aparecen modelos nuevos. Hasta aquí, algunos de los efectos que situaríamos como ramas.

Pero ¿y las causas del problema? algunas podrían estar en la falta de fluidez de la información entre departamentos ya que algunos/as vendedores/as se lamentan de enterarse de las ofertas por la publicidad y no por sus jefes. Otra podría ser la escasa formación comercial de algunos/as de los/as empleados/as. Estaríamos así ante las raíces de nuestro árbol.

A modo de síntesis:

Primero. Identificaremos el problema sobre el que queremos intervenir (Tronco).

Segundo. Identificar sus efectos (ramas). Pueden ser efectos de primer grado, de segundo grado (derivados de los primeros) y según la profundidad de nuestro análisis, generales o concretos.

Este paso nos obliga a decidir qué efectos son directos e indirectos y por tanto priorizarlos y representarlos según les corresponda en nuestro árbol de problemas.

Tercero. Identificar las causas (raíces) del problema. En principio las posibles causas directas, aunque podemos profundizar y ponderarlas, decidiendo cuáles tienen más peso y cuáles menos. A su vez, igual que en las ramas, deducir cuáles son de primer, segundo o tercer grado.

Ahora viene lo mejor. El árbol de soluciones. Lamento decir que en muchas ocasiones se afirma que para crearlo sólo es necesario enunciar en positivo cada uno de los efectos y causas además del problema central en sí. Pero en mi opinión, esto lo reduce a una mera cuestión de sintaxis y gramática.

En nuestro ejemplo. Si hacemos esa “traducción en positivo” quedaría como sigue:

arbol2anaenesimavez2-e1506274257856.jpg

Convirtiendo los EFECTOS en FINES y las CAUSAS en MEDIOS.

No me parece mal ejercicio esta transformación, pero es necesario reflexionar y analizar las nuevas hojas y raíces. Al salir con fluidez los productos ¿logran valor?. No lo creo. De ahí que sometamos a revisión este árbol. Sobre todo porque al considerar nuestro problema central como objetivo pueden surgir otros medios y fines además de los que ya tenemos. Igualmente, será fundamental priorizar estableciendo qué raíces y qué hojas son las que abordaremos primero.

Sin duda, ambas herramientas pueden resultarnos de gran utilidad y no es necesaria ni una dilatada experiencia ni una vasta formación para ello. Incluso podemos extrapolarlas al ámbito personal o emplearlas para resolver cuestiones más triviales. Desde aquí como siempre, animo a ponerlas a prueba.